Loading...
Trámites de la baja maternal
Que-no-decir-a-una-embarazada-3

Trámites de la baja maternal

Llegado el momento, y como comentamos en el anterior post, la solicitud de baja por maternidad debe ser cursada por la oficina del Instituto Nacional de la Seguridad Social. Para que ésta sea aceptada debemos presentar la siguiente documentación:

  • Impreso de solicitud.
  • Certificado médico acreditando la maternidad.
  • DNI (o pasaporte en el caso de las madres extranjeras).
  • Certificado de empresa en el que consten las bases de cotización de los últimos 180 días.
  • Últimos recibos que acrediten el pago de las cuotas (en el caso de autónomas).
  • Certificado de inscripción del hijo en el registro civil una vez haya nacido o inscripción de la sentencia judicial de adopción.

 El periodo de trabajo realizado para solicitar la baja depende de la edad:

  • Madre menor de 21 años: No se exige periodo de cotización.
  • Entre 21 y 26 años: 90 días cotizados en los siete últimos años previos a la fecha de parto o 180 días de vida laboral.
  • Mayor de 26 años. Debe haber cotizado un mínimo de 180 días a la Seguridad Social en los siete años que preceden a la fecha del parto o 360 días a lo largo de toda su vida laboral.

Se podrá trasladar el derecho al otro progenitor e incluso optar por una baja compartida, lo que permitiría compatibilizar el descanso entre los progenitores de manera simultánea.

Untitled design (18)

Requisitos para solicitar la baja por maternidad

La baja maternal es un subsidio económico con interrupción laboral en los casos de maternidad, adopción o acogida. Tras el parto, la madre debe tener hasta seis semanas de baja para recuperarse físicamente y otras diez que se pueden disfrutar tanto antes como después del nacimiento. En total son 16 semanas, ampliables en caso de parto múltiple.

Uno de los beneficios de esta baja es que la puede coger cualquiera de los dos progenitores en el caso de que ambos sean trabajadores, ya que el requisito principal es el alta de la Seguridad Social, o de forma conjunta y repartida con cinco semanas cada uno. El padre, a su vez, tiene un permiso de paternidad de 15 días independientemente de la madre.

La baja maternal se solicita en las oficinas del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) con el DNI, el certificado de descanso por maternidad que entrega el servicio de salud y el libro de familia. Si se solicita antes del parto o de la adopción, habrá que adjuntar posteriormente la inscripción en el registro del bebé.

El requisito mínimo dicta que la embarazada tiene que estar trabajando o cobrando el paro. Si la madre es menor de 21 años, no se exige periodo de cotización. Entre 21 y 26 años debe haber cotizado 90 días en los siete años previos a la fecha del parto o 180 días a la largo de su vida laboral. Si es mayor de 26 años, debe haber cotizado un mínimo de 180 días a la Seguridad Social en los siete años que preceden a la fecha del parto o 360 días a lo largo de toda su vida laboral.

10791749_l

Protección laboral de la maternidad y el embarazo

Las evolución histórica de las leyes en nuestro país ha permitido que nuestros sistema jurídico se adapte a los tiempos y a otros países del entorno, en cuanto a la protección de la mujer embarazada, y en los últimos años también, en lo respectivo a la paternidad.

Ya nuestra constitución trata de establecer un marco jurídico de protección, incluyendo la no discriminación por razón de sexo como uno de los derechos fundamentales, así como la no discriminación en el contrato de trabajo o la protección a la familia y a los hijos.

Por su parte el Estatuto de los Trabajadores también intenta garantizar esta protección, articulando preceptos que buscan la igualdad de remuneración por razón de sexo, la reducción de jornada por cuidado de menor o la excedencia por cuidado de hijos, tanto para mujeres como para hombres. Además de ofrecer una especial protección en caso de despido cuando se esta bajo el periodo de maternidad o paternidad, existe riesgo durante el embarazo o la lactancia y en los casos de adopción, declarando nulo el despido.

Todas estas medidas que se han ido adoptando, especialmente la Ley de Igualdad de 2007, buscan de esta manera no sólo ya proteger los casos de maternidad y paternidad, si no también, que lleguemos a poder conciliar la vida familiar y profesional.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR