En el artículo anterior hablamos sobre las medidas que había establecido el gobierno para favorecer la contratación de los jóvenes menores de 30, mediante el sistema de garantía juvenil, y los incentivos que se otorgan en función de la modalidad contractual.

En esta entrada vamos a terminar de repasar las modalidades de contrato que acogen estos incentivos y sus características.

Contrato para la Formación y el Aprendizaje. 

Otorga una reducción de hasta el 100% en las cuotas empresariales a la Seguridad Social por la contratación de jóvenes inscritos en el sistema Nacional de Garantía Juvenil por empresas de hasta 250 trabajadores, y del 75% para el resto.

Además supone una bonificación de hasta el 25% por la actividad formativa que debe ser como mínimo del 25% el primer año y del 15% el segundo y tercer año.

La duración mínima ha de ser de un año y máxima de 3 años, si bien el convenio colectivo puede establecer distintas duraciones del contrato. Siendo la retribución del trabajo efectivo proporcional al tiempo de trabajo efectivo en base al convenio.

Incentivo a la contratación a tiempo parcial con vinculación formativa

Reducción de hasta el 100% de la cuota empresarial por contingencias comunes durante 12 meses por la contratación de jóvenes inscritos en la Garantía Juvenil que puedan compatibilizar formación y empleo. Pudiendo prorrogarse por otros 12 meses.

La formación puede ser en idiomas o TICs, con una duración mínima de 90 horas, y acreditable de manera oficial o promovida por los Servicios Públicos de Empleo.

El contrato deberá ser indefinido o de duración determinada y en jornada a tiempo parcial. Los jóvenes deberán compatibilizar empleo y formación o justificar haberlos hecho en los 6 meses previos al contrato.