Recientemente el gobierno amplió la edad de aquellos que pueden acogerse al sistema de Garantía Juvenil, pasando de 25 hasta el límite de 30 años. De esta manera se trata de mejorar el problema de desempleo que sufre el colectivo más joven, facilitando además a las empresas su contratación, mediante una serie de incentivos y beneficios, haciendo que la contratación suponga un menor coste.

Contratación indefinida: Tarifa joven

Establece una bonificación de 300€ durante 6 meses en las cuotas empresariales a la Seguridad Social por la contratación indefinida de jóvenes inscritos en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil.  Esta medida exige mantener el nivel de empleo indefinido y el nivel de empleo total por parte de la empresa. Y mantener el empleo del trabajador durante al menos 6 meses desde el inicio del contrato.

Tarifa joven.

Establece un mínimo exento de la base de cotización por la contratación indefinida durante 24 meses, por lo que se reduce a su vez la cuota a pagar en concepto de cotización a la Seguridad Social por parte del empresario.  Para ello requiere que se mantenga el nivel de empleo tanto indefinido como total y mantener al trabajador durante el periodo que se disfrute de este incentivo.

En prácticas.

Cuenta con incentivos de hasta el 100%  en las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social por contingencias comunes para la contratación de jóvenes inscritos en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil. El contrato no podrá ser inferior a seis meses ni exceder de dos años, siendo a jornada completa o parcial. La retribución del trabajador viene fijada por el convenio colectivo para los trabajadores en prácticas sin que pueda ser inferior al 60% o al 75% durante el primer o segundo año de vigencia del contrato respectivamente.

El joven, debe ser titulado universitario, de formación profesional de grado medio o superior o con títulos oficialmente reconocidos como equivalentes, o de certificados de profesionalidad.