Las formas en que se manifiestan los casos de ciberbullying pueden ser tan variadas como las habilidades e imaginación de los acosadores capaces de desarrollarlas. Lo cual, deja un abanico de opciones no siempre sencillo de identificar o definir. Por ello vamos a dejaros una serie de casos ejemplos que pueden ayudar a su identificación:

  • Subir imágenes comprometedoras, datos especialmente delicados o informaciones que puedan perjudicar a la víctima, dándolo a conocer a su entorno, es uno de los casos más habituales.
  • Utilizar plataformas en las que se usa el perfil de la victima, foto incluida, para someterle a vejaciones como votar al más feo o al menos inteligente.
  • Crear un perfil falso con los datos de la víctima en redes sociales o plataformas donde se buscan relaciones.
  • Dejar comentarios ofensivos en foros o participar en chats haciéndose pasar por la víctima para que después todos esos comentarios reviertan en su perjuicio por parte de la comunidad.
  • Dar de alta la dirección de correo electrónico en sitios que se dedican a enviar spam, saturando así la cuenta de correo.
  • Usurpar la clave del correo electrónico para leer los mensajes de su buzón, violando así su intimidad, y consiguiendo impedir el acceso a dicha cuenta de correo.
  • Difundir rumores sobre la víctima que inciten a otros usuarios a reprochar esas conductas ejerciendo estos represalias.
  • Enviar mensajes amenazantes vía e-mail o sms, de manera que la víctima se sienta amenazado en cualquiera de los lugares a los que accede en internet.