Loading...
Directivos y becarios cuentan en los despidos colectivos
GROUP_OF_MINERS_WAITING_TO_GO_TO_WORK_ON_THE_4_P.M._TO_MIDNIGHT_SHIFT_AT_THE_VIRGINIA-POCAHONTAS_COAL_COMPANY_MINE_^4..._-_NARA_-_556348

Directivos y becarios cuentan en los despidos colectivos

Los altos cargos y el personal directivo, así como los becarios o personal en formación, aunque no cobren una retribución directamente de la empresa, han de ser tenidos en cuenta en el cómputo a la hora de contabilizar los trabajadores despedidos necesarios para que se considere como colectivo.

Viene establecido por una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 9 de julio de 2015, que resuelve una cuestión prejudicial planteada por un juzgado de lo social de Verden (Alemania), tras haber denunciado un trabajador su despido por parte de la empresa sin que esta se hubiese acogido al procedimiento de despido colectivo.

Esta sentencia es de especial relevancia porque sus argumentos pueden servir de aplicación a los conflictos que puedan surgir en España, en relación con los directivos o los trabajadores en prácticas o becarios. Ya que el concepto trabajador viene determinado por el Derecho comunitario para garantizar así los derechos de los empleados que ofrece la Directiva comunitaria 98/59 en los procesos de despido colectivo.

Resuelve que en el caso de los miembros de un órgano de dirección no se puede excluir por sí sólo la condición de trabajador. Ya que este recibe una retribución, presta servicios para la sociedad, ejerce su actividad bajo la dirección o control de otro órgano de la sociedad y puede ser destituido de sus funciones sin limitación, cumpliendo así los requisitos para ser calificado como trabajador.

En el caso de los empleados en prácticas, el razonamiento es similar, la sentencia expone que el concepto de trabajador en el Derecho de la Unión comprende también a las personas que desarrollan una actividad en prácticas, sin que esta condición se vea afectada por la menor productividad o el menor número de horas.

bullying-679274_640

Cómo identificar un caso de ciberbullying

Las formas en que se manifiestan los casos de ciberbullying pueden ser tan variadas como las habilidades e imaginación de los acosadores capaces de desarrollarlas. Lo cual, deja un abanico de opciones no siempre sencillo de identificar o definir. Por ello vamos a dejaros una serie de casos ejemplos que pueden ayudar a su identificación:

  • Subir imágenes comprometedoras, datos especialmente delicados o informaciones que puedan perjudicar a la víctima, dándolo a conocer a su entorno, es uno de los casos más habituales.
  • Utilizar plataformas en las que se usa el perfil de la victima, foto incluida, para someterle a vejaciones como votar al más feo o al menos inteligente.
  • Crear un perfil falso con los datos de la víctima en redes sociales o plataformas donde se buscan relaciones.
  • Dejar comentarios ofensivos en foros o participar en chats haciéndose pasar por la víctima para que después todos esos comentarios reviertan en su perjuicio por parte de la comunidad.
  • Dar de alta la dirección de correo electrónico en sitios que se dedican a enviar spam, saturando así la cuenta de correo.
  • Usurpar la clave del correo electrónico para leer los mensajes de su buzón, violando así su intimidad, y consiguiendo impedir el acceso a dicha cuenta de correo.
  • Difundir rumores sobre la víctima que inciten a otros usuarios a reprochar esas conductas ejerciendo estos represalias.
  • Enviar mensajes amenazantes vía e-mail o sms, de manera que la víctima se sienta amenazado en cualquiera de los lugares a los que accede en internet.
43050265_l

¿Están relacionados ciberbullying y el bullying o acoso escolar?

El ciberbullying es el uso de medios telemáticos (Internet, telefonía móvil y videojuegos online principalmente) para ejercer el acoso psicológico entre iguales. Para que se de este hecho, tiene que haber menores en ambos extremos, no se consideran así los casos en los que participa un adulto, en ese caso estaríamos en otro tipo de ciberacoso.

Para encontrarnos ante un caso de ciberbullying, un menor debe atormentar, amenazar, hostigar, humillar o molestar a otro mediante internet, teléfonos móviles, consolas de juegos u otras tecnologías telemáticas.

De ahí que el ciberbullying y el bullying o acoso escolar no sean tan similares como uno podría pensar. En ambos casos se da un abuso entre iguales pero es el único punto en común entre estos. El ciberbullying suele atender a otras causas, se manifiesta de forma distinta y la manera de abordar el problema así como sus consecuencias son muy diferentes. Es muy probable que lo que empieza en bullying sea seguido de ciberbullying o que lo que empieza en bullying pase a convertirse en ciberbullying, siendo menos probable que suceda al contrario.

Este problema es especialmente grave ya que la red permite ejercerlo desde el anonimato que confiere la red, suponiendo la no percepción directa e inmediata del daño causado y la adopción de roles imaginarios en la red que pueden llegar a intensificar las actuaciones del acosador.

19385250_l

Las ETT responsables de los accidentes aunque sea negligencia del empleado

19385250_l

Recientemente el Tribunal Supremo en una sentencia de 4 de mayo de 2015 condena a una empresa de trabajo temporal (ETT) a indemnizar a una trabajadora con 184.021€ por un accidente laboral. La sentencia recoge que la trabajadora gozó de desprotección frente a sus descuidos e imprudencias no temerarias.  Así, el Supremo indica en su fallo que ” el empresario no ha cumplido con su obligación de proporcionar una protección eficaz en materia de seguridad e higiene”.

De esta forma el Supremo anula la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que daba la razón a la empresa al basar su defensa en un informe pericial que atribuyó el suceso “al cansancio físico y mental de la trabajadora”. El TSJ además dictaminó que ” la máquina con la que trabajaba era la adecuada y la empleada había recibido la correspondiente formación e información para su manejo”.

Reiterando así con esta última sentencia la doctrina establecida por el supremo que recuerda que “ el empresario tiene que efectuar una vigilancia idónea sobre el cumplimiento por parte de los trabajadores de las normas de prevención“. Añadiendo que la citada vigilancia ” no es una mera obligación formal que se cumpla justificando poseer unos detallados planes de seguridad y salud si no se constata que los mismos son efectivamente aplicados y que los trabajadores han sido plenamente instruidos, ni basta con entregar equipos de protección u otros medio adecuados si no se vigila eficazmente su utilización tolerando su no empleo o inadecuado uso”.

bullying2

Consejos para actuar frente al “bullying” o acoso escolar

En el artículo anteriormente publicado hablamos y tratamos de definir qué es y en qué consiste el acoso escolar, también conocido como “bullying”. En este artículo vamos a tratar de establecer una serie de pautas  y consejos que nos ayuden tanto a identificar como a actuar frente a este, cada vez más extendido, problema entre nuestros jóvenes.

Habitualmente observar el comportamiento de los menores nos bastará para identificar un posible problema. Cambios en el comportamiento o en el estado anímico puede ser síntomas o señales a los que tendremos que prestar especial atención, ya que cuanto antes se detecte menores serán las consecuencias y antes se podrán establecer las medidas de ayuda que sirvan para reconducir el comportamiento tanto del acosador, como de la victima y de los testigos de los hechos.

Es importante tener en cuenta, que estas actuaciones son constitutivas de delito y que suponen un ilícito penal contemplado en el propio Código Penal, como así lo establece la Ley Orgánica 5/2000, de 12 de enero, sobre la responsabilidad penal de los menores. Debemos tener en cuenta la edad del agresor para la aplicación de unas medidas u otras. En el caso que sea menor de 14 años, será de aplicación lo contemplado en el Código Civil y demás disposiciones vigentes, no así en los casos que sea mayor de 14 años, en el que por la ley anteriormente citada le serán de aplicación las medidas establecidas en el Código Penal y juzgado por el juez de menores del lugar en el que se cometió el delito.
Por otra parte, la víctima gozará de especial protección por su condición, velando en todo momento por su protección tanto el Ministerio Fiscal como el Juez de Menores y siendo además, extensible a todos aquellos perjudicados por las infracciones cometidas por el menor actor de las mismas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR